Oscar López Rivera denuncia bloqueo estadounidense contra Puerto Rico

oscar-lopez-rivera 
Antes de su llegada a Cuba, el combatiente independentista boricua, Oscar López Rivera, denunció que Estados Unidos ha establecido un bloqueo contra Puerto Rico que impide que otros pueblos del mundo conozcan su realidad colonial, particularmente la juventud.
‘Yo no puedo comprender cómo en Rusia no se va a saber que Puerto Rico es una colonia, y estos son los jóvenes que mejor informados deben estar’, expresó a Prensa Latina en vísperas de su viaje, en alusión a los asistentes al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, en Sochi, donde estuvo.
Esta falta de información sobre la realidad de Puerto Rico, sometido desde hace 119 años a la dominación colonial de Estados Unidos, López Rivera la atribuye también a sus compatriotas que viajan a otras naciones y nunca hablan de esa realidad.
‘Muchos puertorriqueños viajan a muchos sitios y nunca dan la información como se tiene que dar, y eso es un fallo grande’, explicó el ex prisionero político de 74 años de edad, que pasó casi 36 en cárceles de la potencia norteña, 12 de ellos en solitaria, por conspiración sediciosa hasta que quedó libre el pasado 17 de mayo, luego que en enero el entonces presidente Barack Obama conmutara su sentencia a 70 años.
A López Rivera le causa tristeza que jóvenes de Sri Lanka, que dieron una pelea grande de vida o muerte, y de otros cuatro países que no identificó tampoco conocieran de la situación colonial a que se encuentra sometido esta isla del Caribe desde 1898, cuando fue invadida por las fuerzas militares estadounidenses.
Eso es triste, estos son jóvenes, lo que no hemos hecho el trabajo fundamental -por vagancia o porque estamos con los intereses de un kiosco- que es educar al mundo para descolonizar a Puerto Rico, afirmó al reclamar que hay que romper este bloqueo.
Igualmente, el luchador revolucionario nacido en el montañoso pueblo de San Sebastián, de donde partió a los 14 años para radicarse con su familia en la ciudad estadounidense de Chicago, en Illinois, destacó que cuando la economía de Puerto Rico comenzó a fallar hace 35 o 40 años, los gobernantes comenzaron a ‘agarrar dinero y préstamo sobre préstamo’, a la vez que crecía la corrupción.
‘Puerto Rico es un país muy corrupto, por eso la economía tenía que colapsar’, aseguró al coincidir con la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz Soto, quien expresó en Washington que lo más importante es descolonizar al país.
Consideró que desde 1898 la misma elite ha asistido en la administración de la colonial, por lo que la corrupción predomina, la salud del pueblo está al garete y es víctima de los corruptos porque se le desinforma.
‘El colonizado internaliza poco a poco y este país es víctima de eso; a mí me pasa, que creo que he trascendido ese método colonial y en la realidad no lo he hecho, imagino que es más difícil para esa persona que tiene la mente en el colonialismo’, indicó a Prensa Latina en San Juan al advertir que sobre esta isla se cierne un proceso de despoblación.
López Rivera subrayó que el independentismo solo crea eco, mientras el sistema de educación es una imagen del estadounidense, mientras se estimula la despoblación, la fuga de cerebros, lo que debería ser motivo de alarma para los puertorriqueños. Tomado de PL

La mafia anticubana de Miami redactó las medidas de Trump contra Cuba

 
df6a30f702d2a2893b53a49ba893ab3f_L
Un grupo de senadores y legisladores de la Florida se declaró decepcionado por la mano blanda mostrada por los burócratas de Washington al implementar las nuevas medidas de la administración Trump contra Cuba.
Según señala hoy en su versión digital el diario oficialista de la mafia anticubana de Miami, El Nuevo Herald, un grupo de senadores y legisladores de la Florida se declaró decepcionado por la mano blanda mostrada por los burócratas de Washington al implementar las nuevas medidas de la administración Trump contra Cuba.
Según deja saber El Nuevo Herald, las respuestas críticas del senador Marco Rubio y el legislador Mario Díaz Balart a la implementación de las medidas, que serán ejecutadas a partir de hoy, fueron particulamente impactantes porque ambos legisladores «ayudaron a redactar en junio la directiva de Trump en la Oficina Oval».
Según hizo saber Marco Rubio, a quien todos señalan como el principal diseñador de la política de Trump hacia Cuba, en un comunicado: «Desafortunadamente, los burócratas del Departamento de Estado que se oponen a la política del Presidente hacia Cuba se negaron a implementarlo íntegramente cuando omitieron de la lista de entidades y subentidades cubanas restringidas que están controladas o actúan en nombre de las Fuerzas Armadas, los servicios de Inteligencia o la Seguridad del Estado de Cuba».
Por su parte, Díaz Balart apuntó al respecto estar «decepcionado de que las regulaciones no implementen completamente lo que ordenó el Presidente. Está claro que burócratas que apoyan la política hacia Cuba del gobierno anterior siguen socavando al presidente Trump».
De acuerdo con el criterio de estos anexionistas de origen cubano, que desde escaños en el Congreso de Estados Unidos y bajó la égida de la bandera de ese país, se autodenominan defensores de las libertades y de los derechos humanos del pueblo cubano, las medidas implementadas resultan demasiado blandas en relación con el espíritu de la letra de las redactadas por ellos en la oficina presidencial.
Los representantes de la mafia anticubana están inconformes porque las medidas no impiden el comercio con más compañías turísticas cubanas, y, como destacó Ileana Ros Lehtinen, por hacer excepciones con el sector privado cubano que, según ella, está también controlado por el Estado.
CUBASÍ

La entrega por Donald Trump a la derecha anticubana de Miami de la política exterior de los Estados Unidos con respecto a Cuba, no sólo se debe a mezquinos intereses electorales. No sobrestimemos a este pequeño sector obcecado.

Lo que ha conducido a esta vergonzosa entrega es la incompatibilidad del nacionalismo guerrerista y supremacista blanco que impulsa la administración Trump con la ideología de la Revolución cubana, que defiende su soberanía, su derecho a construir el Socialismo, y promueve la solidaridad, la cooperación y la paz entre todos los pueblos del mundo. Blog VISIÓN DESDE CUBA

Medidas de Trump restringen derechos de estadounidenses y dañarán economía cubana: Josefina Vidal
Las disposiciones emitidas hoy por los Departamentos de Estado, Tesoro y Comercio “dañarán a los ciudadanos estadounidenses, cuyo derecho a viajar a Cuba, único país en el mundo que no pueden visitar libremente, se verá más restringido aún”, dijo en rueda de prensa Josefina Vidal Ferreiro, directora general para los Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.
Consideró que las nuevas regulaciones, injustificadas y con gran matiz político, afectarán a los empresarios de Estados Unidos, quienes perderán interesantes oportunidades de negocios existentes hoy en la Isla, frente a su competencia. A la vez que perjudicarán a la economía cubana, tanto al sector estatal como al privado.
“Las medidas confirman el serio retroceso que ha tenido lugar en las relaciones bilaterales, como resultado de las decisiones adoptadas por el gobierno del presidente Donald Trump, y no ocultan su trasfondo subversivo, dado que alienta a los viajeros a realizar actividades de este corte para justificar la legalidad de sus visitas a Cuba”, señaló Vidal.
Este 8 de noviembre, los Departamentos de Estado, Tesoro y Comercio emitieron nuevas disposiciones y regulaciones, para implementar “acciones coordinadas” que recrudecen el bloqueo a Cuba, las cuales fueron anunciadas el pasado 16 de junio por Trump e incorporadas en la directiva titulada “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba”.
Estas disposiciones y regulaciones, que entrarán en vigor a partir de mañana, 9 de noviembre, están contenidas en tres documentos:
1- Lista del Departamento de Estado sobre “Entidades Cubanas Restringidas”.
2- Regulaciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, sobre las transacciones financieras y los viajes a Cuba.
3- Regulaciones del Buró de Industria y Seguridad (BIS) del Departamento del Comercio, sobre la política de licencias de exportaciones y reexportaciones a Cuba.
“Entidades Cubanas Restringidas”
De conformidad con el Memorando Presidencial sobre Seguridad Nacional (NSPM), el Departamento de Estado publicó hoy una lista que numera a 179 entidades cubanas con las cuales, en lo adelante, quedan prohibidas las transacciones financieras directas de entidades y ciudadanos estadounidenses, y a las que se aplicará una política de denegación de licencias de exportación de reexportación de bienes y servicios de EEUU.
“Se trata de una lista arbitraria, integrada por una diversidad de entidades cubanas supuestamente vinculadas, de manera infundada, al sector de la defensa y la seguridad nacional. En ella se incluyen desde los ministerios de las Fuerzas Armadas y del Interior, la Policía Nacional Revolucionaria, las Tropas Guardafronteras, empresas, sociedades anónimas, la ZED Mariel, las Terminales de Contenedores de Mariel y La Habana, más de 80 hoteles en toda Cuba, agencias de viajes, tiendas, principalmente las ubicadas en el centro histórico de La Habana Vieja”, detalló la embajadora.
Consideró que llega al colmo de incluir a marcas comerciales de refrescos (como Tropicola y Cachito) y de rones, y hasta a un servicio de fotografía como PhotoService. También alertó que la lista no es definitiva, pues será revisada periódicamente por el Departamento de Estado.
Sobre transacciones financieras y la política de licencias 
Las regulaciones del Buró de Industria y Seguridad (BIS) del Departamento del Comercio, sobre la política de licencias de exportaciones y reexportaciones a Cuba, reiteran que se denegarán las solicitudes de licencias de exportación y reexportación de bienes a las entidades listadas por el Departamento de Estado.
Asimismo, “el documento expande las categorías de productos que pueden exportarse al sector no estatal, siempre que estos no se utilicen para generar ingresos o contribuyan al funcionamiento del Estado cubano”, explicó Josefina.
Sin embargo, seguirán estando autorizadas las relaciones comerciales que ya existían, por ejemplo, acuerdos contingentes u otro tipo de convenios contractuales refrendados antes de la emisión de la nueva normativa.
En la sede de la Cancillería cubana, la directora general para los Estados Unidos dijo que las regulaciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro sobre los viajes a Cuba impiden que los ciudadanos estadounidenses visiten la Isla a título individual bajo la categoría de intercambios people-to-people (pueblo a pueblo).
A partir de ahora, quienes vengan a la Isla por esa categoría deberán cumplir un programa de actividades a tiempo completo, que implique, siguiendo los patrones de EEUU, sostener contactos con el pueblo, apoyar a lo que ellos definen como sociedad civil y promover su independencia del Estado cubano.
La intención política de estas restricciones se denotan explícitamente en los requisitos específicos que establecen para la categoría de viajes en “apoyo al pueblo cubano”.
Igualmente, la OFAC dispone que todos los viajes “pueblo a pueblo” educativos que no tengan carácter académico se realicen bajo los auspicios de una organización sometida a la jurisdicción de los Estados Unidos y que patrocine tales intercambios para favorecer el contacto entre pueblos y que estos viajeros estén acompañados por una persona sujeta a la jurisdicción estadounidense que sea representante de la organización patrocinadora.
Según el gobierno de EEUU, los viajes que previamente a la disposición de estas medidas fueron autorizados y hayan completado al menos una transacción relacionada con el viaje (como la compra de pasaje aéreo o la reserva de alojamiento) se mantendrán para evitar “consecuencias negativas para los estadounidenses”.
También, la OFAC amplía la lista de funcionarios del Gobierno y el Estado, los representantes de los órganos judiciales, las organizaciones de masas y la prensa con los que está prohibido realizar transacciones.
Ejemplos de actividades autorizadas por el gobierno de EEUU:
  • Alquilar una habitación en una residencia privada cubana (casa particular).
  • Comer en restoranes privados cubanos (paladares).
  • Hacer compras en tiendas de propiedad privada gestionadas por cubanos que trabajan por cuenta propia (cuentapropistas).
Las sanciones unilaterales traen daños, no beneficios
Antes de concluir la rueda de prensa, Josefina Vidal precisó que las sanciones unilaterales no tienen cabida en el mundo. “Terminan dañando a las personas, a los pueblos, a los países, a las entidades, a los negocios. Dañan innecesariamente. No deben formar parte del arsenal, de las políticas de un país contra otro”, aseguró.
Por tanto, la diplomática cubana dejó claro que Cuba no tomará ningún tipo de medida discriminatoria, ni de represalia ante estas medidas. “Ni aplicará sanciones de ninguna naturaleza contra los estadounidenses ni sus empresas. Aquellas que puedan ―dentro de los espacios que nuevamente se reducen para poder comerciar, tener transferencias y transacciones con Cuba― y sigan viniendo a la Isla, las vamos a seguir recibiendo. De hecho, las seguimos recibiendo, eso no se ha detenido”, afirmó Josefina.
Al cierre de sus declaraciones, Vidal sintetizó la “eficacia” de las regulaciones y sanciones del gobierno de Estados Unidos contra Cuba: “No han funcionado, no funcionan y no funcionarán”. CUBAINFORMACIÓN

Más de 100 mil personas abandonan Puerto Rico tras el huracán María

En esta imagen de archivo, tomada el 28 de septiembre de 2017, decenas de personas que quieren salir de Puerto Rico hacen fila para subir a un crucero tras el paso del huracán María, en San Juan, Puerto Rico. (AP Foto/Gerald Herbert)
En esta imagen de archivo, tomada el 28 de septiembre de 2017, decenas de personas que quieren salir de Puerto Rico hacen fila para subir a un crucero tras el paso del huracán María, en San Juan, Puerto Rico. (AP Foto/Gerald Herbert)
Más de 100 mil personas han abandonado Puerto Rico desde el azote hace 48 días del huracán María, reveló hoy la directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), Natalie Jaresko.
La funcionaria del organismo impuesto por Washington al gobierno puertorriqueño dijo en una audiencia ante el Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, que unas 100 mil personas han dejado la isla caribeña desde que se produjo el meteoro el pasado 20 de septiembre.
Jaresko, exministra de Finanzas de Ucrania, aclaró de inmediato ante la comisión congresional que encabeza el republicano Rob Bishop (Utah), que el número de boricuas que se marchará antes de finalizar el año incrementará la cifra en 175 mil personas.
De este modo refrendó las expresiones del presidente de la JSF, José B. Carrión III, quien esgrimió el fenómeno demográfico para una reducción del tamaño del gobierno puertorriqueño.
Los datos que Jaresko ofreció en Washington no incluyen los puertorriqueños que dejaron el país en el último año a causa de la bancarrota crisis fiscal y el estancamiento económico, junto a una deuda pública de 73 mil millones de dólares.
En la actualidad, la población de Puerto Rico se proyecta de 2,9 millones de habitantes para 2025, cuando anteriormente se consideraba que esto ocurría para el año 2050, cuando está previsto que caiga en 2,0 millones. PL

Presentan en Dominicana libro sobre Fidel Castro

El libro Fidel Castro Ruz. Pensamientos, basado en una selección temática del líder histórico de la Revolución Cubana, fue presentado en la Biblioteca Nacional Pedro Henriquez Ureña de esta capital.

Compilado por Pedro Creach y con prólogo del teólogo y escritor brasileño Frei Betto, el libro tuvo como presentador al filósofo y escritor cubano Eliades Acosta, quien tuvo palabras de elogio para la obra publicada por la Casa de la Cultura Latinoamericana y Caribeña de Santo Domingo.
En la primera parte de la compilación se presentan 115 opiniones de compañeros de lucha, mandatarios y personalidades, emitidas sobre Fidel Castro en vida o después de su desaparición física.
Y para completar las 274 páginas, recoge luego en 29 temáticas, más de mil 500 pensamientos del líder cubano emitidos en discursos, reflexiones, artículos, reuniones, entrevistas y mensajes, cuidadosamente citados en referencias bibliográficas que igualmente convocan a profundizar al respecto.
Durante sus palabras Acosta expresó que presentar la obra es una ocasión especial para hablar de Fidel Caastro, se trata de una obra útil para los estudiosos y todo aquel deseoso de conocer su vida y trayectoria.
En grandes hombres como él, se suelen diluir sus ideas dentro de tantos hechos y acontecimientos importantes, por ello, trabajos como este son muy importantes, agregó.
Destacó el prólogo de Betto y sobre todo, cuando escribió que Fidel es el pueblo cubano, “esa figura encarna al pueblo, Fidel somos todos y Fidel somos el pueblo cubano”.
Por su parte, el compilador manifestó su satisfacción por la presencia de los invitados, agradeció las palabras del presentador y expresó que su motivación para preparar esa obra fue la de tratar de unir la obra de Fidel Castro dispersa aún.
Eso es lo que justifica lo que se hizo, unido a la infinita y extraordinaria gratitud que siento por ese gran hombre, agregó Creach.
Al finalizar la presentación, varios de los presentes con profunda emoción, dieron a conocer testimonios y experiencias vividas por ellos vinculadas con el líder cubano.
La velada cerró con el video de la canción Cabalgando con Fidel, compuesta por el músico cubano Raúl Torres, en su homenaje.

Trump, el bloqueo a Cuba y la contra de la Florida
Por: Carlos Fazio
Este miércoles primero de noviembre, la votación en la Asamblea General de las Naciones Unidas contra el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba desde 1960, marcará la primera derrota de la diplomacia de guerra de Washington bajo la administración de Donald Trump.

Después de los modestos pasos dados por Barack Obama, la obcecación y tozudez de Trump y su troika de generales (James Perro loco Mattis, secretario de Defensa; H. R. McMaster, consejero de Seguridad Nacional, y John Kelly, jefe de gabinete) les impiden ver que están llevando las relaciones bilaterales a un terreno donde las autoridades de la isla están acostumbradas a lidiar y son más fuertes: el enfrentamiento, con base en las normas del derecho internacional; amén de que ello es un factor de unidad interna, que lejos de debilitar al gobierno cubano, le permite aumentar su respaldo dentro y fuera del país.
Como ha repetido una y otra vez la cancillería cubana a distintos mandatarios estadunidenses, cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos desestabilizadores más sutiles o encubiertos, estará condenada al fracaso.
Desde 1992, cuando Washington reforzó el bloqueo con la aprobación de la extraterritorial Ley de Democracia Cubana (también conocida como Ley Torricelli), Cuba promovió y logró pasar el voto de condena en la ONU en 25 ocasiones consecutivas. En 2016 sumó el apoyo de 191 Estados de los 193 que forman el organismo. Sólo Estados Unidos e Israel votaron en contra. No obstante, en abierto desafío a ese consenso y al derecho internacional, Trump reforzó el bloqueo en junio de este año, lo que podría retrotraer los vínculos con la isla a los peores momentos de la época de la guerra fría.
El 16 de junio pasado, tras pronunciar un discurso cargado de una retórica hostil en el teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana de Miami, Trump firmó una directiva denominada “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba”.
El principal objetivo del memorando es revertir los avances alcanzados por el antecesor de Tump en el cargo, después de que el 17 de diciembre de 2014 los presidentes Raúl Castro Ruz y Barack Obama dieran a conocer la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas e iniciar un proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales.
Atizado por la mafia anticastrista y antipatriótica conformada por los cubano-estadunidenses de Miami, el magnate neoyorquino reincide en la vieja y enfermiza obsesión que frustró a once sucesivas administraciones de la Casa Blanca, de Dwight Eisenhower a Obama, pasando por Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush padre, Clinton y Bush hijo.
Según el experto estadunidense Arnold August, la redacción del memorando dirigido a provocar un “cambio de régimen” en la isla recayó principalmente en el asesor de seguridad nacional, general H.M. McMaster, y el jefe de gabinete Reince Prebius, bajo la asesoría del senador Marco Rubio y el representante Mario Díaz-Balart, ambos integrantes del núcleo duro de la industria de la contrarrevolución de la Florida.
Marco Rubio, quien fue ridiculizado por Trump durante las elecciones primarias del Partido Republicano, es miembro del Comité de Inteligencia del Congreso y durante la actual administración se ha vuelto un protagonista de la política estadunidense hacia Cuba, abogando por el recrudecimiento del bloqueo e impulsando la ruptura de relaciones. Iguales propósitos guían a Mario Díaz-Balart, cuyo padre y abuelo apoyaron a la dictadura de Fulgencio Batista.
Ambos políticos republicanos provienen de Florida, un estado muy disputado donde los cubano-estadunidenses representan más del 5 por ciento del electorado. Aunque su influencia se ha deteriorado desde hace algún tiempo, los dos conservan una influencia sustancial en los principales medios de difusión masiva del sur de Florida, incluyendo radio y televisión, así como en El Nuevo Herald, edición en español del Miami Herald.
El gobierno de Raúl Castro ha venido modificando paulatinamente el sistema político-económico de Cuba y se ha abierto a la inversión extranjera y al único mercado que existe en el orbe. En ese sentido, reforzar el bloqueo va en contra de los propios intereses del magnate Trump como exitoso hombre de negocios y exhibe su doble moral.
Por otra parte, el bloqueo afecta de manera directa los intereses de empresarios cubano-estadunidenses que votaron por Trump y quieren invertir en la isla, por lo que está cometiendo una clara torpeza política al reforzar la política de aislamiento en vez de ponerle fin.
Varias encuestas realizadas en Estados Unidos, entre ellas la del Centro de Investigaciones PEW (Pew Research Center), un think tank con sede en Washington que brinda información sobre problemáticas, actitudes y tendencias que caracterizan las relaciones de ese país con el mundo, revela que 76% de los estadunidenses consultados apoya el proceso de normalización diplomática con Cuba iniciado por Obama. Asimismo, establece que 65% de los republicanos, 83% de los demócratas y 75% de los independientes entrevistados apoyan el proceso.
Otra encuesta de la Universidad Internacional de Florida (Florida International University, FIU), da cuenta de que 68% de la población del estado de la Florida apoya el proceso de normalización de relaciones, con un 90% de respaldo en los jóvenes y de 83% entre los votantes registrados.
Cuba es uno de los países más seguros del mundo, por lo que las manipulaciones políticas y mediáticas acerca de supuestas afectaciones a los extranjeros en su territorio son insostenibles y forman parte de las maniobras desestabilizadoras concebidas por sectores que manejan los hilos de la política hacia la isla, como los susodichos Marco Rubio y Mario Díaz-Balart, además de Carlos Curbelo, Ileana Ros-Lehtinen, Ted Cruz, Bob Menéndez y Albio Sires, que encabezan en la coyuntura una coalición de congresistas de ultraderecha republicano-demócrata interesada en mantener el bloqueo y hacer retroceder los vínculos bilaterales.
Al dejar la “política cubana” en manos de esa coalición de legisladores que lucran con la industria de la contrarrevolución que tiene su epicentro en Miami, Trump choca con los intereses de importantes actores estadunidenses como Airbnb, novena compañía en ingresos por movimiento de turistas: sectores de agricultores que atraviesan una de las crisis más agudas desde la década del 30, y productores de lácteos que pierden anualmente millones de dólares que Cuba compra en ese renglón.
A guisa de ejemplo, la cosecha de 2016 alcanzó una cifra récord en Estados Unidos, pero permanece en almacenes abarrotados de trigo, maíz y otros granos por falta de mercado. El trigo es el segundo rubro de importación cubana y se compra a Canadá, China y Francia, que se benefician a costa de los granjeros de la Unión Americana a causa del bloqueo.
Según dichos del senador republicano por Kansas, Jerry Moran, estudios sobre la dieta de la población cubana demuestran que debido a las restricciones de comercio con Cuba, los agricultores de Estados Unidos perdieron entre 2013 y 2015, mil millones de dólares en exportaciones.
El recrudecimiento del bloqueo también afecta a los emprendedores privados cubanos −el sector privilegiado por Barack Obama como una de sus principales herramienta para su política encubierta de “cambio de régimen” en Cuba− directamente vinculados al sector turístico, que podrían dejar de ganar hasta 21 millones de dólares en lo que queda del año. Los llamados emprendedores hospedaron, alimentaron y transportaron una parte significativa de los 285 mil visitantes estadunidenses que estuvieron en Cuba en los primeros cinco meses de 2017 y se perfilan como los grandes perdedores tras la aplicación de las nuevas enmiendas introducidas por la administración Trump.
¿Moraleja? A mayor bloqueo estadunidense a Cuba, mayor apertura de puertas del naciente mercado cubano a los inversionistas europeos y latinoamericanos.
El voto en contra del bloqueo a Cuba en la ONU, el próximo miércoles, irá una vez más en sentido inverso a la postura de Washington y su socio privilegiado en Medio Oriente, Israel. No obstante, y pese al consenso internacional, es previsible que los generales que se apoderaron del control de la Casa Blanca: James Perro loco Mattis; H. R. McMaster y John Kelly, persistirán en la aplicación de una política de guerra no convencional y asimétrica contra Cuba, que en sus diferentes fases y modalidades ha venido fracasando desde el triunfo de la revolución en 1959.

Paliza a Washington en la ONU

Imagen: Cubadebate.

La paliza, 191 a 2, sufrida por Estados Unidos en la votación de la Asamblea General de la ONU sobre el bloqueo a Cuba, no es una simple repetición de las anteriores. Es cierto, hace más de un cuarto de siglo un número creciente de Estados apoya la resolución cubana. En los últimos años solo votan en contra la potencia del norte y su impresentable compinche Israel.  Si se piensa bien, el sufragio sobre el bloqueo se ha convertido también en un símbolo del aislamiento de Estados Unidos, no solo en este tema, sino en otros, que, como el cambio climático, son cada vez de mayor interés para las naciones. Esto se ha acentuado con la política exterior unilateralista del presidente Donald Trump.
De igual modo, la mayoría de las intervenciones en apoyo al documento cubano, fueron también un llamado a Trump para que retome el camino de diálogo y cierta apertura con la isla iniciado por su homólogo Barak Obama. Cabe recordar que el segundo había pedido al Congreso el levantamiento del bloqueo y, en concordancia con ello, Estados Unidos se abstuvo por primera vez en la votación del año pasado. Aunque nunca habló del carácter agresivo e inmoral del cerco económico y dijo que el cambio de política hacia la isla no implicaba una modificación de su objetivo(de derrocar a la Revolución), el primer presidente negro de la gran potencia sí reconoció explícitamente el fracaso del bloqueo y aceptó una relación con Cuba de iguales y  mutuo respeto.
Sin embargo, los pasos dados por el nuevo ocupante de la Casa Blanca en relación con la isla han sido sumamente hostiles y basados en mentiras, condicionamientos y pretextos. Entre los últimos es digna de una marca olímpica en materia de mentira la supuesta agresión con un arma sónica a la que habrían sido sometidos 22 miembros de la Embajada de Washington en La Habana. Washington dice que aun no puede acusar a Cuba de la autoría de los “ataques” pero alega que no es capaz de proteger a sus diplomáticos según establece la Convención de Viena. Esta ridícula acusación se ha vuelto el hazmerreír de las comunidades científicas de Estados Unidos y Cuba. No obstante, logró eco en los medios de difusión estadunidenses dominantes y fue usada como excusa para reducir sustancialmente, de forma unilateral y festinada, el personal en las misiones diplomáticas de ambos países en La Habana y Washington.
En el primer caso, mediante la retirada por Estados Unidos de la mayoría de su personal, presuntamente enfermo por la acción de la hilarante arma sónica. En el segundo, con la absurda y descabellada expulsión de buena parte de los diplomáticos cubanos. Esta medida, junto a la orden presidencial de Trump dada a conocer el 16 de junio, reduce al mínimo lo que quedaba de las medidas de distensión de Obama después de los discursos en que él y el presidente Raúl Castro anunciaron la decisión de restablecer relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos. Baste señalar que a partir de ahora un cubano se ve impedido de solicitar visa estadunidense en La Habana y debe para ello viajar a Colombia y pedirla al consulado en Bogotá. Ya hablaremos de eso próximamente.
Volviendo al debate sobre la resolución cubana en la ONU, destacaron los pronunciamientos de los representantes de América Latina y el Caribe, África y Asia, así como el apoyo de la CELAC, el CARICOM, el Movimiento de Países No Alineados, el G77 + China, la Organización de la Conferencia Islámica y la ASEAN.  Fueron sobresalientes los discursos de Jamaica, Bolivia, Venezuela, Paraguay, México, Vietnam, China, India, Rusia, Unión Europea, Suráfrica y Argelia.
Los condicionamientos alegados por Trump para no levantar el bloqueo recibieron la fulminante respuesta del canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla:  “En las últimas semanas, el presidente Donald Trump ha reiterado en cuatro ocasiones diferentes que su gobierno no levantará el bloqueo a Cuba a menos que esta realice cambios en su ordenamiento interno. Reafirmo hoy, que Cuba jamás aceptará condicionamientos ni imposiciones y les recordamos al presidente y a su embajadora (en la ONU, Nikki Haley) que este enfoque aplicado por una decena de sus predecesores no ha funcionado ni funcionará. Será uno más en la cuenta de una política anclada en el pasado”. Añadió que  el mandatario estadunidense se acompaña de “rancios batistianos(partidarios del dictador Batista), anexionistas y terroristas”, que “alienta el odio y la división”, y pregona “un peligroso supremacismo que disfraza de patriotismo y que generará más violencia”.
(Tomado de CUBADEBATE)